Thursday, March 30, 2017

BAJA INTENSIDAD


Dicen que el peor mal que hay en España es la envidia. No sé si es así, pero algo de eso sí parece que hay. El otro día eliminaron al Manchester City de la Copa de Europa y, como de costumbre cada vez que pierde, empezaron las críticas contra Guardiola. ¿Cués son esas críticas? Pues más o menos, estas: la primera es que es independentista catalán, es decir, quiere que Cataluña se independice de España. No le veo mayor problema a ser independentista, me resulta difícil entender que la gente le critique por eso. Puedo entender que haya gente que quiera que Cataluña no sea independiente, pero de ahí a desearle casi la muerte a alguien por ser independentista hay un trecho. La segunda es que “mea colonia” (lo pongo entre comillas porque es lo que dicen sus detractores). No sé exactamente qué quiere decir la gente con que mea colonia, pero creo que es algo así como que es muy políticamente correcto, pero en el fondo es mala persona y si puede, te apuñala por la espalda. Como ejemplo, la gente siempre comenta lo que sucedió con la enfermedad de Tito Vilanova, a quien parece que no fue a visitar durante su enfermedad. Como este es un tema personal y muy delicado, pasaré de él. Así que, me centraré en las críticas estrictamente futbolísticas. Se dice de él que no inventó el fútbol. Claro que no inventó el fútbol, por suerte cuando él llegó al primer equipo del Barça el fútbol tenía unos 150 años de historia en los que había habido mucha prueba y error y, simplemente, lo que hizo fue coger lo que más le había gustado hasta ese momento e intentar ponerlo en práctica con el resultado que todos conocemos. Unos resultados que dieron un porcentaje de títulos alto, altísimo. Probablemente, el más alto de la historia o, al menos, del fútbol de los últimos 30 años. También se le ha criticado por jugar de esa manera, lo que llaman el juego de posición. Y yo pregunto, ¿pero no puede jugar cada entrenador como le dé la gana? No voy a entrar en si fue primero Luis Aragonés o el Barça (daría para otra entrada…), pero con esa manera de jugar y con la base de ese Barça la selección española encadenó tres títulos internacionales seguidos. Diría que ni en América ni en Europa se había conseguido antes. Y dejo para el final la que más me gusta: “con Iniesta, Xavi y Messi yo también gano”. Esta me encanta. Se le echa en cara haber tenido a tres superdotados de la pelota. Cuando uno es entrenador, uno intenta tener siempre mejores jugadores, diría que no es culpa suya haberse encontrado de buenas a primeras con esos tres en el equipo. Además, según esta crítica, el Barça de Maradona y Schuster debería haberlo ganado todo y creo que solamente consiguió una Copa del Rey y una Copa de la Liga. Comparándolo con otro gran equipo, es como si alguien dijese que Arrigo Sacchi no tuvo mérito porque tenía en su equipo a Rijkaard, Gullit y Van Basten. Yo, la verdad, nunca he visto que nadie criticase a Sacchi por tener a esos tres jugadores en su equipo. ¡Pero sí la clave es tener buenos jugadores para ganar los partidos! Lo que tiene que conseguir un entrenador, creo yo, es que todos los jugadores en equipo sumen más que la suma de individualidades y en este caso, Guardiola lo consiguió. Dudo volver a ver un equipo igual en mi vida. Con lo cual, lo único que me queda es pensar que algo de envidia hay. Hacia Guardiola, hacia el Barça… No sé, pero algo hay. Envidia de baja intensidad, de esa que se confunde con el “pues a mí no me gusta”, pero a la que escarbas un poco, te das cuenta de que hay algo más.

Sunday, February 19, 2017

CUMPLEAÑOS TOTAL (O EL FIN DE LA PRIMERA PARTE)

Recuerdo que cuando era pequeño mis hermanos y yo le decíamos a mi padre que tenía mucha barriga, a lo cual él contestaba “ya os saldrá cuando tengáis mi edad”. Esa “edad” era indeterminada, no sabría decir si lo decía con 30, 40, 50… Ni idea. El caso es que se podría decir que ya tengo “su” edad y, de momento, no tengo “su” barriga. Ahora es cuando todo el mundo se pregunta qué edad tengo y yo respondo que acabo de cumplir 40. La verdad es que lo digo con total tranquilidad, pero es al cabo de unos segundos cuando digo “¡jolín, 40 años!”. Ya no soy un niño, aunque yo no me vea como un adulto; más bien me siento como un… joven. Aunque es verdad, eso de “joven” es algo ambiguo; ahora mismo “joven” podría ir de 15 a 45 años, qué sé yo (esto me recuerda la discusión que tuvimos el otro día unos amigos y yo sobre el hecho de que la gente “realmente” joven te ve como un “auténtico” adulto, pero esa es otra historia…).
A lo que iba… El caso es que, a pesar de los kilómetros que llevo encima, me encuentro bien físicamente y aunque me sienta “joven”, 40 años dan mucho de sí. Y mirando todo lo recorrido, pues no me queda otra que decir que, en mi caso, ha valido la pena. Con sus alegrías y sus penas; con sus momentos de euforia y sus ratos de “¿dónde está el puente más cercano?” solamente puedo decir que me lo he pasado bien, muy bien. En mi caso, la vida ha sido (está siendo) maravillosa. Y aunque creo que la amistad está sobrevalorada, gran parte se lo debo a mis amigos, o al menos, a aquellos a quienes considero mis amigos: los juegos con la pelota en casa con mi hermano y las conversaciones de adolescente con mi hermana; los veranos en la parcela de mis abuelos con mis primos peleándonos por las bicicletas y discutiendo para que nos dejasen volver 15 minutos más tarde a casa; los partidos con el AC Bianconero primero como equipo ganador y luego como equipo vulgar; los ensayos con Sin más marmotas para que “Pan de molde” sonase a auténtico “noise” asincrónico; los fines de semana en can Serrano; los cortos con el Parre… La verdad es que son tantas cosas que hasta me sorprendo.
Así que, para celebrar el fin de la primera parte, me quiero acordar de la gente con la que me lo he pasado tan bien y he preparado uno de esos vídeos tan de moda en los que se combinan música e imágenes. Como se suele decir, no están todos los que son, pero sí son todos los que están (nota mental: creo que soy la única persona que se prepara un vídeo para sí misma...). Las fotos son las que tenía, así que espero que nadie se queje porque sale poco y otros salen más. Jolín, ¡pero sí sale hasta La Chunga! (pista: en el minuto y cincuenta y ocho segundos) Encima, ni siquiera parece que sea un vídeo hecho por mí y para mí...
Pues eso, que como decía Andrés Montes: la vida puede ser maravillosa. Y añado yo: pero no os paséis, solamente puede.




Wednesday, February 15, 2017

YO (TAMBIÉN) FUI A EGB


Sí, yo también fui a EGB, pero creo que voy a intentar borrarlo de mi cabeza. Hace unos años publicaron un libro recordando lo que dieron de sí los 80. Recuerdo escuchar una entrevista a los autores del libro y disfrutarla; fueron 20 minutos entretenidos. Y vendieron, parece que el libro se vendió bastante bien, con lo cual decidieron hacer otro libro, un concurso de televisión… Demasiado. Yo creo que ya es demasiado; que sí, que la movida madrileña ha sido el mayor fenómeno cultural que ha dado España, que la mejor música es la de aquellos años, que las películas de esa época son las mejores y ya no se hace nada como aquello… Sí, sí, todo fue perfecto y maravilloso, pero no podemos olvidarnos de todo ello ya. Como he dicho, yo fui a EGB y crecí en los 80 y es verdad, todo era maravilloso, ¡pero no me paso el día recordándolo! Parece que fue la mejor época para ser niño y no es que lo ponga en duda, pero como he dicho, ya está, dejémoslo. Aunque sea para no dar envidia, yo qué sé. Los tópicos son eso argumentos sin base sólida, con lo cual ya basta de decir eso de cualquier tiempo pasado fue mejor. Recuerdo que cuando en los 80 (sic) no dejaban de hablar de los 60 como la octava maravilla y yo flipaba: había televisión en color, “walk-mans”, juegos electrónicos… ¿Eso hacía que los 80 fuesen mejor que los 60? Pues probablemente no, pero me imagino a cualquier niño de hoy pensando lo mismo que yo en su momento y, esto es un dato casi irrefutable, las posibilidades de pasárselo bien hoy son mayores que las de los 80. Aunque, bueno, supongo que este “revival” ochentero puede estar tocando a su fin, veo a lo lejos una ola acercarse poco y tiene forma de noventas...

Friday, December 30, 2016

INGLÉS

El otro día volvía a sus tertulias radiofónicas un analista habitual de las radios de Cataluña. Parece que había estado cinco o seis meses en Irlanda para aprender (o mejorar) su inglés. Había hecho una inmersión lingüística (o algo así decía) porque, según él, era la mejor manera de aprender una lengua. En su caso supongo que le servirá de algo; al ser un periodista (creo que es periodista) bastante famoso saber inglés le ayudará por si en algún momento se tiene que ir a otro país a cubrir una noticia o de corresponsal a un país angloparlante. Digamos que sale de un punto de partida bastante bueno para que el inglés le sea de utilidad. Leyendo estas últimas líneas, puede parecer que considere que el inglés sea inútil y no es así, todo lo contrario, creo que sirve de mucho. Lo que pasa es que desde hace unos años, sobre todo, desde la crisis, parece que saber inglés asegura un buen trabajo y, desde mi punto de vista, nos equivocamos. Está claro que tener inglés te puede ayudar a tener un buen trabajo, pero si bien, hace 15 o 20 años saber hablar inglés te podía dar ese puntito que te diferenciaba del resto, ahora eso ya no es así. Yo creo que en muchos sectores se da por hecho que uno sabe inglés, con lo cual, hay que saber otro idioma, digo yo. Es más, un amigo que trabaja en Recursos Humanos de su empresa me dijo que una chica no empezó ni siquiera el proceso de selección porque solamente sabía inglés (aparte de que no había nada en su currículum que la hiciese especial). Como decía, ahora el inglés se da por hecho en muchos sectores, igual que en Cataluña se da por hecho que todo el mundo habla castellano y catalán. Es decir, ahora el inglés no hace que uno destaque y llegue antes a la meta sino que permite estar en la salida junto al resto de participantes. Así que, tal y como va la cosa, en caso de que algún día España tenga el nivel de inglés que tienen, por ejemplo, en Holanda lo que yo creo es que será para estar de camarero en cualquier complejo turístico sirviendo copas y llevando maletas de aquí para allá.

Saturday, December 24, 2016

RESUMIENDO 2016

Ostras, no me había dado cuenta de que hace años que no hago mi particular resumen del año y, ayer, un compañero de trabajo me dijo que su familia en Nochebuena, antes de cenar, hace un repaso de lo que ha dado de sí el año. Cada uno, si le apetece, comenta lo que considera más destacado, tanto bueno como malo, y expresa lo que espera del Año Nuevo. Así que, me he animado a hacer un resumen de este año. Y bueno, otro año que se nos va...
A ver, a ver… Resumiendo en unas pocas palabras: no me quejo. Si miro todo lo acontecido este año, solamente puedo decir que la única opción es ir a peor, lo cual, por otro lado, da miedo, pero bueno. La verdad es que no recuerdo nada especial hasta marzo, que fue cuando me fui con mis amigos a Bilbao a pasar un fin de semana. Fue divertido, muy divertido, y teniendo en cuenta que estuvimos tres días, puedo decir que los aprovechamos bastante bien: salimos por la noche, comimos bien y encima pudimos ir al nuevo San Mamés a ver al Athletic. Hubo muchos momentos grandes ese fin de semana y casi todos protagonizados por mi amigo Óscar: le perdemos 10 minutos porque se ha ido a comprar un paraguas; le vemos pelearse durante otros 10 minutos mientras se arregla la ropa después del salir del lavabo del aeropuerto; le socorremos cuando cae lesionado al darse cuenta de que no lleva el bastón; le despedimos en la noche de farra casi entre lágrimas “porque su corazón dice que se quede de fiesta, pero su mente dice que su espalda debe descansar” (yo creo que ese ha sido el momento delirante del año)… Eso sí, cuando se recuperó lo hizo a lo grande, demostrando quién manda y tiene galones. Al menos a mí me dio una lección de, digámoslo así, gestión de grupo. El viaje que tenemos programado para el año que viene es a Granada, la cual, como dijo mi amigo Vicente GTI, queremos reconquistar.
Pocas semanas después, y debido a la boda del hermano de mi amigo Parre, echamos un partido de fútbol que fue muy divertido, aunque la pena fue ver que el fútbol te jubila y los años no pasan en balde: a los 5 minutos yo me había hecho una rotura de fibras o algo que se le parecía mucho. Así que, a jugar con la pierna mala (sic).
La nota negativa del año se la ha llevado el peidol. Después de siete años y medio jugando cada semana hemos colgado la raqueta. Con lo bien que me lo pasaba... Si uno pasa de deportes extremos, de superaciones individuales, se le da bien el deporte y quiere pasar un buen rato, el peidol es el deporte ideal. Se aprende relativamente rápido y es muy divertido. En nuestro caso, el idilio peidolero ha durado mucho tiempo, pero al final, la monotonía ha roto nuestra relación. Al menos, me quedo con la satisfacción de que mi mejor peidol ya lo había dado, no podía mejorar más. Qué tiempos en los que reventaba la pelota para después convertirme en un superclase (ejem…).
Respecto a los cortos, llevamos más de un año con el ¿nuevo? corto, que se titula "Solo se vive una vez". Recuerdo que el Parre y yo comentábamos que era nuestra primera superproducción porque había muchos protagonistas y un equipo técnico (sic) alrededor grande (qué lejos quedan esos días en los que decidimos hacerlo todo él y yo...), pero jamás hubiésemos pensado que en diciembre de 2016 estaríamos aún así. Lo empezamos a rodar allá por octubre de 2015 y aún nos quedan planos. Quedan tantos planos que creo que podríamos meter uno en el que el protagonista dijese algo así como "mi corazón dice que me quede, pero mi mente me dice que me pire"; creo que sería grande, muy grande y no desentonaría en la historia (ahí lo dejo...). El caso es que ha pasado tanto tiempo que incluso la protagonista ha cambiado… Esto parece “Cleopatra”. Así que, como ha dicho el Parre, que el 2017 nos traiga lo que más ansiamos: ¡el final de "Solo se vive una vez!".

Friday, December 23, 2016

LO SIGUIENTE

El otro día estaba con unos amigos y una chica dijo algo así como “no le doy dos hostias, le doy lo siguiente” y no pude evitar decir “tres, ¿no?”. Por suerte, creo que no me oyó, si no, quizás hubiese pensado que me burlaba de ella. Y es que desde hace un tiempo, ya unos años diría, se ha puesto de moda eso de decir “lo siguiente”. Pero, ¿qué es lo siguiente? Me gustaría que alguien me lo aclarase. Supongo que el lenguaje es maleable y se puede jugar con él, pero a veces, hay cosas que hacen sangrar los oídos: unas suenan fatal y otras se repiten. Este caso sería uno de esos de repetición. La verdad es que la primera vez que lo oí, incluso me hizo gracia, pero cuando al final todo es “lo siguiente”, pues hombre… Es como el famoso “nen” que se puso de moda hace años. Todo el mundo era “nen”. Para los críticos, debo decir que yo también he incorporado mucho vocabulario que se puso de moda en su momento y ahora parece que lleva entre nosotros desde los tiempos de Cervantes… Pero bueno, a lo que iba, ¿se puede sustituir “lo siguiente” por otra palabra, expresión o cómo se diga…? Por ejemplo, si uno es muy alto, que no sea lo siguiente, que sea altísimo sin más.

Monday, December 19, 2016

MÚSICA DEL DIABLO

El otro día leí una noticia en un periódico sobre el circuito de Barcelona de locales latinos (o cómo se diga...). Parece que hay un montón, aunque parece que no son muy conocidos; parece muy "underground". Hay una especie de fiebre de la música sudamericana: el que no baila salsa, escucha "reguetón" (o cómo se escriba...). El "reguetón", esa música del diablo... O lo amas o lo odias y yo creo que estaría más bien en el grupo de los que lo odian. Y es que no me gusta nada, pero debo decir que cuando analizo por qué no me gusta nada siempre acabo pensando que lo mismo pasó en su momento con el blues y el jazz. Ahora mismo, si a cualquier persona le hablas de blues y jazz va a pensar directamente en música para viejos que fuman en pipa y música de ascensores. Sin embargo, en su momento eran músicas excitantes y los americanos más conservadores sí que las consideraban como músicas del diablo... No sé, dentro de unos años oiremos eso de "dale más gasolina" en RAC 105 y diremos "ya no se hace música como antes".